17 mar. 2009

Con la Iglesia hemos topado...de nuevo

Se remueven los cimientos de la Iglesia, esa demagoga institución, para denunciar la nueva ley del aborto. Mientras miles de familias comienzan a pasar hambre en este país, ellos se preocupan por el futuro de un feto. Cuánto amor por los infantes se respira en tal institución, entre sus filas se encuentran grandes amantes y no precisamente platónicos, curas que se han tomado muy al pie de la letra aquellas palabras de su mártir: “dejad que los niños se acerquen a mí”. Pero tales actos de abuso y desvergüenza no cuentan, se tratará de “amor al prójimo”, o de una maquiavélica interpretación del citado comentario. Porque a la hora de deformar la realidad son unos auténticos expertos, sólo hay que ver el cartel publicitario que se han sacado de la manga:




Alguien tendría que decirles que ese despierto y sonriente bebé de unos 18 meses que protagoniza la engañosa publicidad no cabe en un útero, que no se trata de asesinar tiernos bebés que comienzan a descubrir el mundo. Pero si nos ceñimos a la realidad que sería la siguiente:



cambia mucho el cuento. Un feto no toca la fibra sensible en la misma medida que un bebé sonriente y gateando, simplemente por el hecho de que la interacción que se lleva a cabo con un bebé es la precursora de la empatía que desarrollamos hacia él, nadie a parte de la madre empatiza con un feto, sencillamente porque sólo ella le siente. De todo esto deduzco que hay muy buenos publicistas en el regazo de la santa madre iglesia.


¿Qué es más humano?
a) La prohibición del aborto
b) Familias numerosas cuyos limitados recursos impiden cubrir las necesidades básicas


Dónde está la Iglesia cuando algunos de sus acólitos tienen niños para dar y regalar, precisamente porque sus creencias les impiden utilizar anticonceptivos, y no disponen de los suficientes ingresos para hacer frente a tantas bocas. ¿Se encarga la Iglesia de suplir directamente esas carencias?, ¿les ofrece el respaldo económico necesario para que esos hijos tengan la misma igualdad de oportunidades que el resto? Hay que tener los hijos que dios disponga, y el libro de familia numerosa se lo presenta usted al gobierno, que dios está en las alturas y tardan mucho en llegar las prestaciones.


A los ojos de dios es pecado amén de un asesinato abortar, pero cuando un niño tiene un cáncer terminal es porque dios así lo ha dispuesto y hay que aceptarlo con humildad y obediencia, ¿eso no es cruel? ¿no es dios un asesino en ese caso?, no hermanos, porque dios siempre tiene un motivo de peso que nosotros, simples mortales, nunca llegaremos a comprender. Por lo tanto si es dios quien nos dá la vida que sea él quien nos la quite como le venga en gana, por más despiadado que nos parezca.

3 mar. 2009

Despertad vuestro ¡Sexto Sentido!


Si creíamos tenerlo todo visto, si pensábamos que ya nada nos podía sorprender, llega la Píldora que despierta el ¡Sexto Sentido! en cada uno.

“En mi experiencia trabajando con Magneurol6-S™ he atestiguado resultados fenomenales en el área de la metafísica. Durante dos décadas he apoyado continuamente que las capacidades paranormales en los seres humanos originaron dentro del cerebro como se hizo para los animales que demostraban capacidades únicas. El sexto sentido era un aspecto natural causado por el desarollo del lobulo frontal subdesarrollado y perdido en el proceso de la evolución. “

Muchas cuestiones se me han planteado tras este emocionante hallazgo, ¿será la píldora que tomaba Haley Joel Osment para comunicarse con Bruce Willis?, ¿sabe quien la ha descubierto qué es el sexto sentido?, ¿para qué servirá el sexto sentido?

Empezando por la afirmación de que no hay un “sexto sentido” definido como tal, la píldora en cuestión es un absurdo. En la web del producto se recogen testimonios de sujetos que participaron en la prueba inicial del producto, como por ejemplo:

"Después de tomar Magneurol sentí este enorme espacio en mi meditación. La sensación todavía estaba allí después de la meditación y podría sentir este espacio entre mí y los objetos. También podía encontrar los sonidos y sentir de donde rebotaban de las paredes. Mi mente se sentida más alerta y mi humor más estable."

"Sentí un gran aumento en mis cinco sentidos. Un aumento en poder ver auras, una mejor capacidad de poder digerir multiples sonidos. Las comidas eran ireprimibles con sabor. Al entrar a mi casa podia oler el potppouri estaba demaciado lejos para que generalmente fuera notado. Un aumento dramatico en la capacidad de sentir las emociones de otros. Sin pensarlo sabia donde la gente iria despues del trabajo y saber detalles en lo que la jente impresisamente descubria. Normalmente yo no se dar direcciones norte, sur, este, oeste pero despues de tomar Magneurol facilmente podia senalar donde es norte."

Desconozco si las faltas de ortografía y la mala redacción son un efecto secundario del Magneurol. En el segundo testimonio se dice “digerir sonidos”, posiblemente sea que te puedes comer todo tipo de partituras, cd’s, etc., no sólo escucharlos. Ante tales testimonios a una le entra el miedo en el cuerpo. Y si por una de esas casualidades de la vida te da un mal aire y te quedas para ver auras de por vida.

Os preguntareis qué principio activo tiene la pastillita en cuestión, dejaré que sea el propio anunciante quien os lo aclare:

"El cuerpo humano requiere un intercambio de vitaminas y minerals acumuladas para crear el arsenal elaborado de productos bioquímicos que hacen nuestros cerebros y cuerpos funcionar. Si el sexto sentido es un aspecto natural subdesarrollado de nuestros cerebros entonces una deficiencia en un especifico material o materiales podría también limitarnos en el funcionamiento del sexto sentido. Después de años de observacion y investigación conclui de que hecho el ingrediente que faltaba era la magnetita."

Este señor da por hecho que el sexto sentido ha formado parte de la evolución de los seres vivos, y nos aclara que lo tenemos subdesarrollado, lo que me lleva a platearme el por qué de tal subdesarrollo. Si la evolución favorece el desarrollo de aquellos aspectos necesarios para adaptarse al medio en el que se desenvuelven los organismos, ¿por qué no se ha desarrollado por igual este sexto sentido? Y vuelvo a preguntarme ¿qué es el sexto sentido?, porque en la web de la que estoy hablando en ningún momento se explica qué es. Personalmente deduzco que sería algo así como una sensibilización de los cinco sentidos que todos conocemos, por lo que no existe un sexto sentido delimitado y definido. Vamos que estamos ante un teatro de lo absurdo.

Por otra parte, el ingrediente mágico para ayudar al desarrollo de ese subdesarrollado sentido es la magnetita. Pero, ¿qué es la magnetita?:

Magnetita: mineral de hierro constituido por óxido ferroso-diférrico (Fe3O4). Es característico que este material tenga propiedades magnéticas en su estado puro. Durante, al menos 3 milenios, los humanos han usado cristales magnéticos de magnetita a manera de brújulas para orientarse. Es usada por diferentes animales para orientarse en el campo magnético de la tierra. Entre ellas las abejas y los moluscos. Las palomas tienen en el pico pequeños granos de magnetita que determinan la dirección del campo magnético y les permiten orientarse. También pequeñas bacterias tienen cristales de magnetita de 40 hasta 100 nm en su interior, rodeadas de una membrana dispuestas de modo que forman una especie de brújula y permiten a las bacterias nadar siguiendo líneas del campo magnético.

Una vez aclarada la cuestión, veamos que dice el vendedor del producto sobre la Magnetita:

Se ha sospechado que los animales usan un cierto tipo de sensorial magnético para los viajes migratorios. En algunos casos esta migracion corre por miles de millas y los animales muestran una asombrosa y fiable exactitud. Esta observación, creó una división entre la tecnología creada por los seres humanos usando los imanes y el sensorial natural de los animales. ¡Con el descubrimiento actual del material magnético en animales y ahora seres humanos los dos mundos repentinamente han colisionado! ¡Dos experimentos pequeños, que aparentemente sin relación, ahora han estallado en un mundo de posibilidades!

Vemos que es conocedor de las aplicaciones de la magnetita en los animales, pero yo no veo la conexión entre dicha aplicación y la aplicación para el sexto sentido en humanos que está empeñado en darle. Posiblemente sea porque mi sexto sentido permanece atrofiado y por ello no alcanzo la claridad de pensamiento que este señor tiene.

Conclusión: si queréis recorrer grandes distancias y albergáis el temor de distraeros en algún momento del destino hacia el que os dirigís, ¡tomad Magneurol! Y podréis sentiros cual paloma mensajera.