3 sept. 2009

Apostatando que es gerundio


Hace muchos años que abandoné la religión y las creencias que me habían sido inculcadas, bien por tradición, costumbre, por vivir en una sociedad mayoritariamente católica o por los motivos que sea. Dejé de creer en todo ese circo porque la curiosidad, el inconformismo de aceptar algo sin ir más allá, la necesidad de pensar por mí misma, me impulsaron a buscar información sobre qué eran las religiones, en concreto la que me tocaba más de cerca, y sobre todo a informarme acerca de esa fábula sobre la que tienen montado el negocio. Qué duda cabe que acepté el ateísmo como filosofía de vida, porque todo aquello que leía me empujaba más a estar en el lado opuesto. Tuve claro que comulgar con una compilación de textos tergiversados hasta la saciedad por quienes los explotaban para vivir del cuento, nunca mejor dicho, era como creerme a pies juntillas “El Principito”, “La Cenicienta” o “El libro de los Muertos”.
Desde entonces la vida me ha ido bastante bien, no quiero decir que antes me fuese mal, pero sí que el estar fuera de la religión y de cuanto implica no me ha convertido en una acólita de satán ni nada por el estilo. Hasta ahora no me había planteado ir más allá en mi renuncia, básicamente porque mi vida no gira en torno a la existencia o ausencia de creencias, pero sí es cierto que la Iglesia en particular, siempre me ha caído mal y por ello empecé a plantearme si yo tenía algo que ver con dicha institución, ya que había sido bautizada, tomé la comunión en su día, etc., y sentía que todo eso de alguna forma me vinculaba con ellos. Fue en ese momento cuando topé con la apostasía, y descubrí que haber sido bautizada me convertía en miembro de la mencionada asociación, era un número más en sus listas, en esas listas de “censados” de las que se sirven para obtener ayudas económicas del estado, entre otras cosas. Qué sorpresa!!, estoy registrada en una organización en la que por propia voluntad y plenamente consciente de mis actos, no entraría nunca. Así que, de nuevo, me he informado de qué debo hacer para salir de ella definitivamente, teniendo en cuenta además que la ley ampara mi decisión. A partir de hoy voy a iniciar los trámites oportunos para que tal vez, se lucren un poco menos de mi persona. Para todos aquellos que quieran tomar esta misma decisión, dejo el siguiente enlace: http://www.apostasia.es
Iré contando aquí en el blog cómo me va yendo el proceso.