12 jun. 2009

¡¡Qué hay de nuevo amigos!!

Hola, hola, hola..., de nuevo retorno a esta morada de mi charlatán ego. Se acabaron los exámenes, ese tipo de tortura de folio en blanco que dicen se utiliza para saber cuánto sabes más que antes de someterte a dicho castigo. Los que yo tuve no sé si realmente desvelarán cuánto aprendí de los textos que se me impusieron, de lo que sí que no me cabe duda es de la sensación de libertad tan maravillosa que me han dejado. Es sorprendente ver el mundo de posibilidades que se abre cuando no tienes que pasar las horas, días, semanas...con la cabeza sumergida entre mil apuntes. Es entonces, cuando escuchas los gritos de esos libros de la estantería, que durante exámenes sólo cogías para sacar el polvo, "¡Léeme!, ¡Léeme!", y te enfrentas con el gran dilema de "¿Por cuál empiezo?", todos te apetecen, todos son fuente de placer y sabiduría, y lo son porque nadie se empeña en examinarte de ellos. ¡Cuánto cambia la óptica bajo presión!, o más bien bajo el microoscopio del estado anímico, ese estado de tedio, hartura, cabreo, impotencia...que despierta tu imaginación en cuanto a darle mil usos al libro de texto antes de aceptar el único que es permisible.

En fin, que ya estoy aquí de nuevo para emplear mis potenciales de acción, conexiones sinápticas y todos esos mecanismos de ese órgano que nos hace ser quienes somos, o mejor dicho, de ese órgano que somos.

Veremos sobre qué decide hablar mi curiosidad en el siguiente post.

6 comentarios:

  1. Bienvenido tu regreso a este mundo loco pero necesario. Ya se acabaron los exámenes. Ahora toca, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, calentar motores y ponerse al día.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Cayetano por seguir rondando estos lares, es muy grata tu presencia. Como bien dices, ahora a ponerse al día con éste blog y todos los otros que me interesan, entre los que está el tuyo, por supuesto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido de vuelta!! Yo aún no he terminado el curso como quien dice... pero bueno, un par de presentaciones más y habrá terminado... Aunque... no sé si sentiré la libertad que comentas :(... no sé si sólo me pasa a mi, pero en mi caso, después de un periodo de examenes suelo padecer dos o tres días de euforía, pero luego ya empiezo a sentirme culpable por no hacer esto y lo otro... y me agobio más... no sé si me explico...

    Ejem... perdon por la "chapa", Y BIENVENIDO!!

    ResponderEliminar
  4. Jejejeeje, gracias por la bienvenida, me río porque a mí me pasa lo mismo que dices. Todavía no ha pasado ni una semana desde que acabé y ya empiezo a sentirme demasiado ociosa, ya estoy pensando que ponerme a repasar de la carrera, qué libros comprarme para seguir con mi formación, dónde meterme a hacer un voluntariado, etc. Vamos que tampoco sé quedarme quieta mano sobre mano.

    Ahora mismo estoy pensando sobre qué tema tratar en el blog y al menos eso me mantiene mentalmente activa.

    Supongo que esto se me pasará porque hasta que encuentre trabajo o empiece el máster en octubre, voy a tener demasiado tiempo "libre".

    Un saludo y gracias por participar en el blog. Y de chapa nada, lo interesante es que hablemos.

    ResponderEliminar